TODOS SANTOS La fiesta de los difuntos y las almas (AJAYUS)

Culto a los difuntos

La fiesta de Todos Santos es uno de los momentos más fuertes del calendario boliviano. Durante la fiesta se cultiva la memoria a los muertos, floreciendo sus tumbas. El cementerio se llena todo el día y las familias van a rendir homenaje a sus difuntos o antepasados.

El culto a los difuntos se mantiene sobre todo en el campo don el evento se prepara semanas antes de la fecha. La fiesta de Todos Santos tiene lugar el 2 de noviembre, sin embargo, la fiesta empieza el día anterior, el 1ro a las doce del mediodía, cuando las almas de los muertos llegan a las casa para compartir una buena cena con los vivos.

Tradición de Todos Santos

En la tradición pre-colonial, cuando una persona muere, su alma va a reunirse con el Urkhu Pacha, mundo de abajo. En este mundo subterráneo, un mundo al revés, las almas viven el ciclo de su vida al revés, ellas nacen viejas para morir jóvenes y volver a vivir al mundo de los vivos. La muerte entonces no es ninguna ruptura, sino una etapa del ciclo de vida, al contrario… de la visión lineal de la vida en la religión cristiana.

Cada año, las almas vuelven a visitar el mundo de los vivos para ver si su recuerdo perdura. En el calendario pre-colonial, esta fiesta tradicional a los muertos cae al final de la época seca (todas las fiestas y ritos andinos están vinculados al calendario agrícola), las almas de los muertos vuelven para abastecerse de los preparativos de los vivos después de un periodo de restricciones. Las almas llegan con un buen apetito y una sed inexplicable. Los vivos preparan comidas y bebidas, mayormente lo que les gustaba más a sus difuntos.

Este acto demuestra de nuevo la importancia de la reciprocidad en la sociedad andina: Los vivos alimentan a los difuntos cuyos huesos están secando bajo el sol de noviembre y los muertos intervienen para que la tierra permita buenas cosechas y sobre todo que las lluvias que empiezan a mediados de noviembre, sean abundantes. Se habla del rito de inversión. En un mastk’u (mesas o alteres armados) se reúnen todas las cosas que le gustaban al difunto en cuanto a comida y bebida.

Los primeros cronistas españoles describen poco después de la llegada de los primeros españoles, que se sacaban a los muertos de sus tumbas (Los cuerpos eran embalsamados en la época), los vivos los vestían con su ropa más linda, les regalaban un festín, paseaban los cuerpos en el campo y balaban con ellos para luego devolverlos a sus tumbas con comidita. La Iglesia no perdió tiempo antes de condenar tales rituales, de los cuales algunos lentamente se han desaparecido (hoy todavía en ciertos lugares alejados siguen sacando a los muertos de sus tumbas) y otros sobrevivieron, fusionando con la tradición cristiana de la fiesta a los muertos.

El ritual de Todos Santos se inicia en Bolivia al medio día del 1ro de noviembre y termina el 2 al mediodía, en medio de cánticos, comida, oraciones y deseos de paz.

OFRENDAS DE TODOS SANTOS

T’anta Wawas:

Son niños de pan, para recordar la pureza de los espíritus. Simboliza a la persona fallecida.

Bizcchuelo:

Con su tradicional forma de caja, representa el ataúd de reposo deol difunto.

La Cruz:

Simboliza la religión del difunto y también representa la cruz de Cristo.

Las Flores:

Son el consuelo para las almas y las más utilizadas en estas fechas son la vara de San José y las ilusiones.

Los dulces:

Se ponen para los angelitos.

Caballitos y juguetes:

Se ponen para los espíritus de niños, para que se distraigan.

Masa de todo tipo:

En especial galletas, maicillos, bizcochuelos, empanadas, suspiros, yemas y panes en general, en forma de caballos, peces, escaleras y alas que ayudan a las almas en su camino de retorno.

Plato de Comida:

El plato de comida favorito del difunto. Existe la creencia de que el alma come a través de los invitados, por esta razón se prepara sus comidas preferidas.

Escaleras de pan:

Para facilitar la subida al cielo de los espíritus.

La llamita:

La llamita es para que el difunto se pueda llevar todas las ofrendas que sus familiares le hicieron.

Frutas

Se colocan todas las frutas que le gustaban al difunto. En el momento en que se recoge la mesa se reparten entre los amigos del difunto.

Otras ofrendas:

La luna y el sol representan el día y la noche.

Caña de azúcar, para que sirva de bastón a los espíritus.

Un vaso con agua bendita para rociar la ropa del difunto.

Cebollas en flor, para que el difunto se lleve agua en su viaje.

La chicha morada, es una bebida típica en esta fecha, endulza y saciar la sed del alma en su viaje.

Retamas en los floreros para ahuyentar a los espíritus enemigos.

Las frutas se colocan todas las frutas que le gustaban al difunto. En el momento en que se recoge la mesa se reparten entre los amigos del difunto.

Coca, cigarros, vino y refrescos, para que el espíritu se sienta satisfecho.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *